“Cuando entramos en el alma de alguien deberíamos descalzarnos y caminar de puntillas; los lugares sagrados deben respetarse”.